Sexo anal para mujeres

Sexo anal para mujeres

Chicas, ¿por qué no probar el sexo anal por primera vez? ¿A qué le teméis? ¿A su reputación? ¿A tener un culo adolorido después de hacerlo? ¡Nada de eso! El sexo anal es tan natural como uno vaginal, y con los cuidados necesarios, será igual o más placentero. ¿Aún no estás convencida? No hay rollo, te invitamos a continuar leyendo para saber por qué deberías probar el sexo anal.

Los tabúes del sexo anal

Desde tiempos antiguos y hasta la actualidad, el sexo anal ha sido visto como sucio o un tabú. A menudo, las personas piensan que una sodomía es algo que no debe hacerse, ya que el ano no está diseñado para eso. Nada debe ser introducido en él. Pero ¿quién ha decidido no hacerlo?

Las creencias han hecho que nuestra mente encuentre un bloqueo al momento de querer experimentar nuevas cosas en nuestra vida sexual. Entonces ¿por qué no desobedecer todas esas reglas que dicen que la sodomía va en contra de las leyes fisiológicas? No irás a la cárcel por desearlo y hacerlo. De hecho, el tema tabú puede ser muy atractivo y sexi al momento de hacerlo; además, tienes que saber que eres la única persona que decide si lo quieres o no. Es la única regla.

¿Cómo iniciarse en el sexo anal?

Si deseas experimentar el sexo anal, debes saber que tu cuerpo debe estar listo para hacerlo. Si sientes las ganas será un buen inicio. Una sodomía no es como cualquier otro acto sexual, tiene que ser preparado porque es probable que al principio no lo disfrutes en su totalidad. Por esto, el uso de poppers o de un lubricante, uno que pueda anestesiar la zona, podría ser la mejor solución para facilitar las cosas y evitar el temor al dolor. De hecho, un dolor en el culo nunca es una experiencia agradable.

Algunas de vosotras habréis utilizado alguna vez un relajante muscular llamado Baclofen (o Lioresal, como se le conoce comercialmente). Si es así, habréis notado que todos los músculos realmente se relajan, pero ¿han pensado en sus músculos anales? Deberíais hacerlo, porque realmente funciona. Y la experiencia será indolora, que es el objetivo.

Así, el sexo anal es para las chicas que desean probar algo nuevo, que están un poco cansadas de tener el común sexo vaginal. Esta puede ser una buena razón para descubrir el placer de tener un pene dentro del ano.

¿Cómo hacer sexo anal?

Para un buen sexo anal, el entrenamiento es la clave. Si es la primera vez que vas a practicarlo, puedes ayudarte de tus dedos o hacer uso de un juguete para sexo anal. Si usas tus dedos, te aconsejamos utilizar guantes de látex, para un mejor deslizamiento, o hacerlo mientras tomas tu ducha o baño. Para que estés más cómoda, te aconsejamos ponerte en cuclillas (como si fueras a defecar). Comienza introduciendo un dedo en el ano, luego sube lentamente siguiendo la curva del coxis, hasta encontrar tu límite. La idea es relajar esta zona hasta que se dilate. No dudes en parar si sientes la más mínima molestia.

Si por el contrario los dedos no son lo tuyo, prueba con un pack anal para principiantes. Puedes empezar con las bolas anales, que te permitirán aumentar su tamaño para sensaciones más prolongadas. Cuando te sientas cómoda con ellas, podrás darle paso al plug anal. Con él también deberás ir despacio, hasta encontrar tu punto de éxtasis. Una vez superadas estas “pruebas”, ya estarás lista para darle la bienvenida a un cálido y erecto sexo.

La higiene, principal protagonista

En el sexo anal, uno de los factores principales es la higiene. Antes de empezar, lo mejor es que evacues la zona. Puedes hacer uso de un enema anal, dos horas antes, para asegurarte de que estarás totalmente limpia (lo encuentras en el pack para principiantes 😉). Úsalo con moderación, para no alterar el curso natural de la defecación. Asimismo, ten a la mano una toalla, pues nunca se está exento de pequeñas sorpresas durante los juegos anales.

Por otro lado, recuerda que el dedo que introduzcas en el ano no debes introducirlo después en la vagina, ya que puedes tener una infección urinaria u otros problemas con la flora vaginal. Una buena higiene es fundamental.

En resumen

Hay muchas razones para practicar el sexo anal. Lo más importante es que sientas el deseo y des tu consentimiento para hacerlo. Solo deja volar tu imaginación y adéntrate a explorar nuevas sensaciones. A final de cuentas, una experiencia anal es distinta cuando la pruebas por primera vez, pero puede convertirse en algo habitual o excepcional si la disfrutas. Puede ser que después sientas que eres otra mujer, una mujer con gustos diferentes o normales ya que no estamos aquí para juzgarte. ¡Así que disfruta!

Eva

El sexo y los juguetes son mi pasión. Me encanta probar y descubrir nuevos placeres, además de responder a todas tus preguntas.
Cerrar menú