sexo anal con arnés sexual

El arnés sexual, ¡un juguete unisex para el placer de todos!

La mayoría de los juguetes sexuales han sido pensados para el placer de cada sexo, ya sea anal (masculino) o vaginal (femenino). El arnés sexual es el único que puede ser utilizado indistintamente y el que puede dar intensos orgasmos a los unos como a los otros. Al comprar uno de estos juguetes sexuales, ¡podrás, por una vez, considerar el placer a dos!

Antes de entrar en detalles…

Empecemos por disipar una creencia demasiado conocida. La penetración anal no es exclusiva de los hombres homosexuales. El sexo anal es una de las formas de la sexualidad; el juguete erótico es un accesorio anal (a priori) que permite a los traviesos obtener placer, como lo hacen también el dong, el consolador o el plug. Ese es el objetivo, como puede ser la lencería, los consoladores a control remoto o, de nuevo, los juguetes sexuales con vibraciones.

La segunda idea preconcebida que hay que destruir es que el placer femenino no sólo proviene de la penetración vaginal. Aunque dos de cada tres mujeres dicen obtener más placer con un acto sexual que incluya la penetración, ocho de cada diez dicen obtener más placer con una sola estimulación del clítoris que con el coito vaginal.

Por lo que respecta al sexo anal, son pocas las mujeres (menos de dos de cada cinco) que dicen experimentar placer físico durante la penetración anal.

Un último consejo para los caballeros. Ver a tu pareja sexual obtener placer de un juguete erótico puede ser ultra excitante como ultra ofensivo. Algunos hombres traviesos verán a una mujer que abraza el placer con la vibración de un estimulador como una pérdida relativa de su masculinidad. Esto es un error, realmente. Usar un consolador no es lo mismo que tener sexo con un pene vivo y caliente. Las mujeres pueden experimentar el placer de muchas más maneras que los hombres, es un hecho.

Existen diferentes modelos (huecos para introducir el pene o no, vibratorios, de doble penetración), pero todos tienen en común que se llevan alrededor de la cintura, con correas. Es decir, tienes que poner la correa del arnés alrededor de tu cintura, como un cinturón de pantalón y fijar, si es desmontable, la correa en su soporte.

Y, reconozcámoslo, usar un sextoy de silicona, tanto anal como vaginal, es un espectáculo especialmente excitante, tanto si eres hombre como mujer, así que más vale que lo disfrutes.

arnés sexual

¿Cuál es su propósito?

Si el uso del arnés sexual es fácil de entender, su verdadero destino se deja a la fértil imaginación de la persona que será el objeto de penetración por este juguete:

  • La penetración anal de un hombre que quiere experimentar este placer con un arnés.
  • El juego de humillación para un hombre que tiene que chupar el consolador
  • El coito vaginal con una mujer que quiere experimentar otras sensaciones
  • La sodomía

Algunos modelos son huecos para permitir la inserción del pene activo del hombre y darle placer durante la penetración. Del mismo modo, para las mujeres, algunos arneses tienen un dispositivo vibrador o púas que se apoyan en el clítoris y lo estimulan con cada movimiento. Así, las ondas de placer se coordinan con los movimientos de ida y vuelta del otro.

A quienes les gustan los juegos de humillación les encantará que la sumisa o sumiso chupe el dildo del arnés. También utilizarán la erección permanente de este consolador para obligar al sumiso a demostrar su devoción por un pene artificial.

¿Quién puede utilizar un arnés sexual?

Lo pueden llevar las mujeres que piensan ejercer el control sobre el otro miembro de la pareja. En efecto, nada es más excitante para un hombre, sobre todo si tiende a ser un poco sumiso o, peor aún, a ser un Macho Alfa demasiado seguro de sí mismo, que sentirse tomado por una mujer que imprime en su único orificio disponible (el ano) los movimientos que desea imprimir. De hecho, en este caso, es la mujer quien debe controlar la frecuencia, la fuerza y la profundidad de la penetración. Y esto sin las limitaciones comunes del sexo masculino en cuanto a la duración de la erección.

Otro hombre, sea o no homosexual, también puede llevar un arnés sexual. Este juguete le dará la posibilidad de jugar en diferentes niveles, como el de la dominación, por ejemplo, aprovechando la incansable erección de su pene realístico (dildo), y estando seguro de poder penetrar, a voluntad, la vagina o el ano de aquella o aquel con la o el que ha decidido jugar.

uso arnés sexual

¿Cómo utilizar un arnés sexual?

Existen diferentes modelos (huecos para introducir el pene o no, vibradores, de doble penetración), pero todos tienen en común que se llevan alrededor de la cintura, con correas.

Es decir, tienes que poner la correa del arnés alrededor de tu cintura, como un cinturón, y ajustar la correa en su soporte.

Modo de uso:

  • Coloca el cinturón del arnés alrededor de tu cintura
  • Inserta un condón en el dildo
  • Lubrica el pene realístico del arnés con un lubricante a base de agua para no dañar la textura de silicona del juguete
  • ¡Y ya está, a jugar!

Para el sexo anal o vaginal, ¿qué arnés elegir?

En cualquier caso, debe elegirse un modelo sin ftalatos. Hasta hace unos años, los juguetes sexuales contenían gran cantidad de esta sustancia química. No fue sino hasta principios de los 2000 que se prohibió una parte importante de estos ftalatos (DEHP, DBP, BBP, DIDP, DINP, DNOP). Hoy en día, ningún arnés o juguete sexual debería contener estos ftalatos potencialmente cancerígenos y reprotóxicos. Esta reprotoxicidad es la gota que colma el vaso en el ámbito de los juguetes sexuales.

Luego, según la práctica, las dimensiones del propio arnés. No sólo tendrán un impacto importante en la utilidad de este, sino que también tendrán una consecuencia en su peso y, por lo tanto, en la comodidad para el usuario. Porque no nos damos cuenta, ¡un arnés sexual tiene un peso! Y sí, señoras, ¡el dispositivo entre las piernas del hombre puede pesar hasta 300 gramos cuando está en atención!

Tampoco exageraremos diciendo que puede causar dolor de espalda, pero el arnés y el cinturón deben ser de buena calidad para permitir que los movimientos pélvicos de la persona activa se transmitan efectivamente a este sexo y al pasivo.

Después de su uso, recuerda limpiar el vibrador y el strap

Por último, como con todos los juguetes sexuales (anales o no, para hombres o mujeres, vibradores), después de su uso, cuando hayas recuperado el sentido común, limpia el juguete sexual con agua jabonosa. Acláralo con agua limpia y sécalo bien, pues a la silicona que compone este juguete sexual no le gusta permanecer húmeda durante mucho tiempo. Limpia también las correas para eliminar todo rastro de lubricante.

Consejo después del juego. Puede ser muy efectivo, para potenciar tu dominación, poner a tu sumisa o sumiso a cargo de la limpieza de los juguetes sexuales que se usaron durante la sesión de BDSM que se tuvo. Así, como en 50 sombras de Grey, la mujer o el hombre que ha experimentado el placer del arnés sexual tendrá el deber inmediato de limpiar este estimulador anal.

Ah, y un último consejo. Si tienes sexo anal, toma la precaución de poner un preservativo en el consolador de este cinturón. Asegúrate de que no has limpiado el condón, sino el propio consolador. Sería una pena que la silicona se dañara por el contacto prolongado con el látex del preservativo.

Añade aquí tu texto de cabecera

año 2022

¡Hola, 2022!

Fisting anal

Fisting anal: cómo dilatar el ano para fisting

comprar masturbador masculino

Masturbador masculino: cómo funciona